Matías Manna On martes, agosto 05, 2014



La última gran decepción de Josep Guardiola como futbolista del primer equipo del Barcelona se produjo en Anfield. El escocés Gary McAllister se encargó de transformar en gol el penal que dejó afuera al conjunto dirigido por Serra Ferrer en el que coincidían Pepe y Pep. Reina, con la 35 en su espalda, no pudo parar el penal y Guardiola, con la 4, lo miraba situado en el centro de escena. Guardiola compartió centro del campo con el francés Petit. Detrás de ellos Puyol, Reiziger, Frank de Boer y Cocu. Luis Enrique, Rivaldo, Overmars y Kluivert en ofensiva. Era abril de 2001, Barcelona no pudo frente a Liverpool, quedó afuera de la final de la Uefa y Guardiola, que días previos al partido del penal había confirmado su marcha del club catalán, observó de cerca como Reina no pudo atajar el disparo. El cortado de las primeras tardes de Rosario ahora tendrá otro sabor, el mismo arquero y el mismo capitán se reencontrarán en Munich.

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Paradigma Guardiola en tu Email