Matías Manna On domingo, abril 13, 2014

La primera final en el mundial de 1930 exhibió a Argentina y Uruguay jugando con dos defensores, tres mediocampistas y cinco hombres en ataque. El fútbol, invento inglés, había llegada a Sudamérica a través de los barcos de la nación de la revolución industrial.

Las tácticas fueron cargándose de pragmatismo a través que pasaron los años. Del 2-3-5 al 4-4-2, como bien narra Jonathan Wilson en su libro "Inverting the pyramid. The history of soccer tactics".

¿Se puede jugar con dos defensores en el fútbol actual? Guardiola ha montado una respuesta en los últimos partidos de su Bayern Munich. Frente al Manchester y frente al Dortmund (en los primeros 45 minutos de juego) ha impuesto un dibujo similar al que se utilizaba en los inicios en el fútbol. Dos laterales (Rafinha y Alaba), situados en posición de interiores. En busca de nuevos movimientos para obstaculizar las transiciones rivales y para generar mayor cantidad de pases en campo contrario, Pep innova recordando el pasado.

Jugar con dos defensores es una apuesta por el fútbol de ataque. Marcelo Bielsa los utilizó en 2001 frente a Venezuela por las eliminatorias al Mundial de Corea y Japón 2002.


"Ese aspecto no lo destaco. Fueron acciones individuales las que dieron los picos más altos del partido. Rescato que Argentina no fue un equipo apurado. Defensivamente hubo algunas dificultades que no tuvieron que ver con la disposición de los hombres. Ese aspecto me pareció normal", sentenció Bielsa luego del partido que mostró un matiz táctico sin precedentes en la época.

Si observamos las posiciones promedios del Bayern frente al Manchester en el partido de vuelta por la Copa de Campeones de Europa, lo podemos observar. La pirámide invertida. Justo ahora que la mayoría de los equipos la introducen para dejar menos hombres en campo contrario y ser más anchos y equilibrados en la último línea.


















Las intervenciones de David Alaba vs Manchester United (video realizado por el analista alemán René Maric), demuestran su posición dentro del juego de posesión y tenencia del Bayern. Un posible resultado, entre otros, es que el volante extremo del rival no sabe si ir hacia el medio con él o ocupar su espacio en la banda. En definitiva, mayores líneas de pase para crear superioridades numéricas y espaciales.

David Alaba vs ManUtd from René Marić on Vimeo.


Ayer en el partido frente al Dortmund, Guardiola volvió a probar su táctica 2-3-5. Duró 45 minutos y un par de transiciones del Dortmund. No fueron muchas las ejecutadas por el equipo de Kloop durante la primera etapa, pero bien sirvieron para dañar al Munich.

La salida fue demasiado lenta y hubo muy pocos pases en campo contrario. Igualmente, la táctica se reivindica para efectuar variantes en el juego e innovaciones para solucionar problemas. El pase de Dante o Boateng hacia un lateral abierto, no genera mucha perspectiva de superioridades en la construcción ofensiva. Ahora, si ese pase lateral se hace hacia un extremo como Ribery o Robben, generará un 1vs1 en banda frente al lateral adversario y mayores posibilidades de pases para el futuro receptor.
Lo mejor se da en el juego de inicio, donde en teoría el centro del campo queda aún más poblado que un clásico 4-3-3.
 

 En el desarrollo del juego también se exige un mayor despliegue de la presión del rival. La máxima la tuvo el equipo del bueno de Kloop, asfixiando en zona media y siendo atrevido soltando a un central a perseguir a cualquier hombre descendido del Bayern.

 El sueño del entrenador del Borussia Dortmund se hizo realidad en algunos minutos de la primera etapa. Bayern sufrió al no tener el ritmo habitual de pases.

 El 2-3-5 presenta algunos movimientos y riesgos no habituales en el equipo. Javi Martinez quedo expuesto en banda. Le pasó frente al Salzburg en el amistoso donde Guardiola introdujo el cruyffista 3-4-3 y volvió a protagonizarlo ayer frente al Dortmund. Martinez en banda sufre y allí debe ir cada vez que el supuesto Chapi Ferrer queda en posición de Guillermo Amor o Albert Celades.

 Dentro del 2-3-5 la posición del "centre half" es determinante. Frente al Manchester fue Kroos, y frente al Dortmund jugó allí Lahm en los iniciales 35 minutos y luego lo ocupó Bastian en los finales 10 del primer tiempo, justo cuando el equipo de Guardiola encontró mayores superioridades en las líneas subsiguientes al inicio del equipo.

Como sostiene el publicista catalán Lluis Bassat, la creatividad es hacer algo diferente, mejor que lo anterior y que ese accionar diferente lo convierta en un estándar para otras personas.

¿Se imaginan una final en el Mundial de Brasil 2014 con dos equipos que jueguen 2-3-5?

2 Comment

  1. Anónimo says:

    Una loa al Barsa de guardiola

    http://averiadepollos.blogspot.mx/2014/04/el-barsa-de-guardiola-la-sagrada-familia.html

  2. Roque Máspoli (1917-2002), el arquero del "Maracanazo" y además como técnico el que introdujo el "catenaccio" al Uruguay cuando comandó el legendario Peñarol de 1966 decía: "el fútbol siempre fue el mismo, lo que cambia es la velocidad con la que se juega..." en todos los órdenes de la vida los paradigmas siempre vuelven, ¿POR QUÉ NO EL FÚTBOL?

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Paradigma Guardiola en tu Email