Matías Manna On viernes, febrero 14, 2014

Una de las primeras apariciones mediáticas de Josep Guardiola luego de su despedida en el primer equipo del Barcelona fue en Croacia. De vacaciones, fue captado por cámaras de aficionados. Los medios tradicionales y frikis (Pau Farras dixit) no dudaron en colocar las imágenes en sus páginas. En este medio, ya se sabe, sólo hablamos del juego, aunque algunos se quieren convencer de otra cosa.

Lo cierto es que esas imágenes retrataron a Guardiola caminando por Dubrovnik. El centro histórico de esa ciudad contiene el mayor rasgo de identidad arquitectónica: la torre-reloj. Está ahi sobresaliente y bien alta. Punto de referencia. Guardiola habrá levantado su cabeza para verla o para situarse dentro del recorrido turístico.

Lo mismo que hacen hoy Dante, Thiago o Boateng con otra torre croata. Cuando la tenencia y la paciencia del Bayern se agotan, el balón suele ir alto hacia Mandzukic. Hacia la torre, para saltar líneas y tener variabilidad en la construcción ofensiva.


 





A contrario de varios clichés que imploran en los medios antes mencionados, Guardiola usó y usa el 9. Guerra o Mandzukic. En 2007 (claro, estos medios ni miraban los resúmenes de Promeses sobre el Barça B) o en 2014, forma parte de su juego de posición. Ahora en Alemania y en algunos partidos la táctica marca que se debe abrir hacia uno de los laterales para sumarle opciones de pases a los centrales o mediocampistas de control. Lo torre de Dubrovnik


One Response so far.

  1. Anónimo says:

    El balón largo Pep lo ha usado en su mejor Barça con Eto'o y después Ibra en punta, desde Márquez hasta Piqué o incluso Mascherano tenían y tienen gran desplazamiento en largo, otra cosa es el Barça de Messi y Villa, donde los balones en largo son absurdos y poco productivos. Otra cosa también es el pelotazo, que ahora vemos mucho más en el Barça de Martino. El pelotazo es la forma más vulgar de sacarse de encima un balón y desde luego; Pep, Cruyff, Rijkaard o Van Gaal nunca lo han aprobado a menos que sea estrictamente necesario.

    Guardiola por supuesto que ha usado el 9, ahí están Eto'o y Zlatan para confirmarlo y, su mejor Barça es con Eto'o en punta, pero en lo personal, el Barça que más me ha gustado es el Barça de Messi y Villa, sin 9 definido y con más toque y combinación que los otros, también es cierto que ese cambio de estilo (maravillosamente orquestado por Pep) es obligado por el trabajo táctico de los rivales.

    Lo que está sucediendo ahora y que comentas en la parte final es algo lógico y normal, el fútbol progresa y Pep debe encontrar nuevas formas de sorprender y jugar, no será la primera ni la última vez que Pep haga variaciones y busque otro tipo de soluciones para liberar pases, llegar al área rival, mejorar la circulación de balón y sobre todo, sorprender al rival. De eso se trata, de innovar y mejorar, solo los genios como Cruyff, Pep o Laureano Ruiz lo ven más claro que el resto de mortales.

    Un saludo

    PD: Felicidades por el blog, es una maravilla.

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Paradigma Guardiola en tu Email