Matías Manna On martes, enero 21, 2014

Si alguna vez el entrenador Pep Guardiola se vio superado por algún rival fue justo en el dia de su cumpleaños 43 en un amistoso del Bayern Munich frente a Red Bull Salzburgo. Probablemente nunca antes como ese día habrá visto la copia del partido con tanta preocupación. Lo podríamos calificar como el peor partido teniendo en cuenta Barça B, Barcelona y ahora Munich. Los nuevos amantes del juego de posición y de las ideas de Guardiola, que ahora se usan hasta el hartazgo en empresas y distintas disciplinas, los mismos que elogian desde el resultado definitivo, no dudarían en apagar su encanto si ese partido se convirtiera en hábito en un equipo entrenado por Guardiola.

Con la intención de ganar una línea más de pase en el mediocampo y defenderse a través de los pases, Guardiola decidió retrasar a Javi Martinez como central-lateral derecho y dejar en el centro de la acción al mediocentro danés Hojbjerg, Thiago y Kroos. 3-4-3, ese número nostálgico y actual a la vez, siempre vigente para Pep. El mismo sistema que utilizó en varios minutos en su primer Gamper frente a Boca o el similar al que utilizó el 18 de diciembre de 2011 frente a Santos ganando un nuevo oro mundial.
Algunos siguen calificándolo como prueba o invento. 

Para que el Bayern juegue mejor y tenga más control y menos transición defensivas, tendrá que seguir aprendiendo a defenderse con sus pases. Los mediocampistas externos rivales tendrán que decidirse si presionar arriba o mudarse al interior del campo porque siempre habrá uno de Baviera libre en la Bundesliga. Las posiciones de los jugadores en este diagrama (?) requiere alta intensidad y alto grado de control. De nada sirve arriesgar y querer defender con los pases, si Bayern no logra interacciones en campo contrario. Así le pasó en Salzburgo, ante un equipo atrevido y que se animó a quedar mano a mano en su defensa. Dante y Boateng, los otros defensas que iniciaron acompañando al mal desempeño de Martinez, siguieron acortando espacios, brindando homenaje a Arrigo Sacchi pero todo eso sin control no sirve, ni funciona.

En los momentos de derrotas se ven las convicciones. Guardiola deberá retomar los matices y reajustar conceptos. Los críticos anunciarán que los goles vinieron por la anchura de los laterales y la soledad de Dante en el centro de la defensa y que el sistema no sirve para nada. Si alguna vez se le criticó negativamente algún aspecto táctico a Guardiola fue la utilización del 3-4-3. Raro para los amantes del guardiolismo resultadista, denigrar a la matriz del cruyffismo en la década del 90. Guardiolistas hasta ayer, abstenerse de visualizar la Bundesliga esta temporada. Aunque no lo entiendan y pretendan imitar superficialmente el modelo, el orden es de los pases. El poder de los pases en el centro del campo será la fuerza aunque los volantes externos estén preparados para la transición.

2 Comment

  1. Muy Buen Blog !
    Los invito a visitar mi blog !
    http://geraldocapillo.blogspot.com/
    Gracias !

  2. Buenas, he visto tu web y me ha gustado mucho. Me interesaría realizar un intercambio de enlaces con la mia, véase con un enlace a mi web es www.casas-apuestas.es o un link en cualquier articulo tuyo.
    Si te interesa puedes ponerte en contacto a este correo admin@casas-apuestas.es
    Espero tu respuesta y sobretodo que mi blog sea de tu agrado.
    Saludos

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Paradigma Guardiola en tu Email