Matías Manna On domingo, julio 22, 2012

Cada día, a las doce de la noche, Pep Guardiola llamaba por teléfono a Jordi Basté de Catalunya Radio para que el periodista le cuente con mayor profundidad lo que acababa de mencionar en su resumen diario sobre los Juegos Olímpicos. Desde Valencia, donde se situaba la concentración de la selección española olímpica, Guardiola sentía que esos Juegos, Barcelona 92, se le esfumaban sin vivirlos directamente. No podía vivir en la Villa Olímpica ni estar en contacto con los demás deportistas. El fútbol, estaba en Valencia. Salvo la final en el Camp Nou frente a Polonia y que posibilitó a Pep, un día después, poder caminar con atletas de diferentes países.

En lo futbolístico, Guardiola fue eje de ese equipo que ganó la medalla de oro. A los diez minutos de inicio del torneo, convertía un gol frente a Colombia (en el video todas sus intervenciones durante los seis partidos de la competición) y fue clave en la organización de un conjunto donde Kiko era un centro de gravedad. A tal punto que al término del torneo, Guardiola llamó a Carles Rexach para solicitarle que fiche a Kiko para el Barcelona. Cuenta Guardiola en el libro editado por Luis Martín y Miguel Rico (Mi gente, mi fútbol), que el capitán de esa selección, Solozabal, lo salvó. El entrenador Meira había decido que el plantel no participase en la vuela olímpica previa a los Juegos. Solozabal lo convenció para que cambiara su opinión. Y ahí fueron también los futbolistas españoles. Guardiola estaba alejado de la realidad de ese plantel ni se integraba. Cervera de Pisuerga, pueblo de 3000 habitantes, fue sede de la primera concentración y lugar de un no grato recuero para Pep, debido a su actitud. Poco a poco, se fue dando cuenta de la importancia del torneo olímpico y logró vivir el torneo integrado con sus compañeros. Guardiola había conseguido el premio Bravo 1992, su primera Liga española y la Copa de Europa con el Barça. Ese año sería inolvidable en su palmarés.

Guardiola, luego, se entregó completamente al equipo. Perdió tres kilos y medio en los cuartos de final frente a Italia debido a los 30 grados reinantes en Valencia, fue fundamental en la semifinal frente a Ghana, enviando un centro que Pitu Abelardo convirtió en gol. Posteriormente en su Camp Nou, pudo levantar el oro olímpico que continúa guardando en la caja fuerte de su casa.

 

Comentan que Guardiola viajará a Londres para ver a estos Juegos Olímpicos bien de cerca acompañado por su amigo Manel Estiarte, a quien le enviaba mensajes durante el Barcelona 1992 cada vez que la selección de waterpolo, comandada por Manel, disputaba sus partidos. Cerca de Wembley, Pep disfrutará de la competición y seguramente, en algunos momentos, recordará a Solozabal.


A los éxitos hay que olvidarlos rápido, no así a la forma que posibilitó conseguirlos ni a la razón por la que los quisiste conseguir", dice Sergio "Cachito" Vigil ex seleccionador argentino de hockey femenino, que marcó un antes y un después en la vida de Las Leonas. Vigil enarbola los valores del deporte olímpico y es un ejemplo a seguir para cada entrenador. Consiguió una medalla de plata (2000) y otra de bronce (2004) con sus dirigidas. Cada competición podría estar presentada con alguna frase del argentino. Siguiendo con este país, no está de más enmarcar la relación Pep-Messi y Juegos Olímpicos. Argentina, último bicampeón en fútbol, no participará de la competencia en Londres. Ahora bien, si Lionel Messi tiene su medalla de oro entre sus trofeos, mucho le debe a Pep. "Se lo agradecí en Pekín y también en Barcelona. La verdad es que conmigo tuvo un gesto muy lindo, pero yo sabía lo que iba a hacer porque él fue futbolista y todavía piensa como futbolista. Él consiguió un oro olímpico como jugador, y ahora yo también lo tengo", dijo Messi.



El delegado del Barcelona, Carles Naval, había recibido una llamada de Messi desde Shanghai en pleno debate mediático sobre si el argentino podía acudir o no a los Juegos 2008. El rosarino quería hablar con Guardiola. Un día, siendo las once de la noche en Estados Unidos (pretemporada del Barcelona) y las once de la mañana en China, Messi le dijo a su entrenador: “Mister, quiero quedarme aquí”. Días más tarde, Pep declaraba: "Se encontraba en una situación muy difícil, con todo un país detrás. No me gusta ver sufrir a Leo. Lo mejor es que siga allí, donde es feliz, que no se lesione y que vuelva con la medalla de oro. Los Juegos sólo se juegan una vez en la vida y nuestro deber es pasar la eliminatoria (frente a Wisla) sin Leo sí o sí”. Guardiola en su primera pretemporada liderando al Barcelona fue factor clave para que Messi, luego, sea fundamental en China y lidere a su selección rumbo al oro.

5 Comment

  1. Que buen post! Se demuestra que Guardiola nació para la grandeza. Solo un personaje como él puede vivir momentos como estos

  2. Anónimo says:

    Mi comentario se resume en el siguiente enlace titulado: "fundamentalismo culé"

  3. Anónimo says:

    El enlace del "fundamentalismo culé" es:
    http://www.angelmariaramos.com/index.php/blog/cortos/20-fundamentalismo-cule

  4. Carles says:

    Buen post, aunque el móvil era un artefacto del futuro en 1992.
    Durante os juegos, como el resto de atletas, Estiarte vivía confinado en la Villa Olímpica. Decir que Pep "le enviaba mensajes durante el Barcelona 1992 cada vez que la selección de waterpolo, comandada por Manel, disputaba sus partidos" queda bien, pero es tan innecesario como gratuito.
    Petons

  5. vivió demasiadas cosas en los juegos olímpicos.. veo que aparte de ser un atleta magnífico es una buena persona.
    acá los argentinos, cada uno desde sus departamentos en buenos aires vimos los partidos europeos con mucho orgullo

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Paradigma Guardiola en tu Email