Matías Manna On lunes, enero 17, 2011

Me piden que hable sobre el cumpleaños de Pep. Ahi va.


En tiempos de sequía, apareció el agua. El 442 en línea, la entrega de la iniciativa, el apuro para terminar las jugadas, correr más que pensar, se potenciaban. Impedir, destruir, eran verbos que ganaban. Si. Pero no seducían.

Muchos ganaban así y les copiaban. Es más fácil copiar al Italia campeón mundial del 2006 que al España del 2010. Fechas como el cumpleaños de la persona que lidera la sublimación al paradigma de juego que tanto defiende el Barcelona sólo sirven para desear que exista una guardiolización global. Que su fútbol y el camino que intenta desplegar su equipo se intente desarrollar en diversos lugares. Que en Qatar, El Salvador, en un pueblo de San Vicente (Santa Fe, ARG) o en Londres o en la selección argentina ya digan "queremos intentar jugar como el paradigma Guardiola" define ideales, gustos y un romance.

No hay nadie de su entorno profesional que no destaque lo humano de Guardiola. "Primero hay una persona, luego el jugador" dijo alguna vez. Y así actuá. Muchos entrenadores obsesivos, detallistas, trabajadores, pierden ese sentido. Los padres de Pep están preocupados por cómo siente su trabajo, pero no se ahoga en su profesión y sigue teniendo esos detalles de un lider obsesivo pero creativo.

Y por último esto.

Sería fácil para cualquiera, montarse en el monumento que construyen hoy los que veneran el resultado por sobre todas las cosas. Como ganó, lo quieren. No dudarían en derrocar ese monumento si la de Iniesta no ingresaba en Inglaterra, si el Manchester hubiera convertido en los 10 primeros minutos en Roma, si la destrucción de Estudiantes hubiera aguantado un minuto más. Por suerte Guardiola, quien subió a Busquets cuando todos les gritaban que no, que puso a Messi en otro puesto, que pretendió pulir el juego y decidió desprenderse de dos centrodelanteros de elite y en su tercera temporada rompe récords y juega mucho mejor que en las anteriores. No se cree dueño de ningún paradigma, de ninguna metodología milagrosa, invita a que no le copien y no lo tomen como modelo "porque hay entrenadores de más experiencia". Eso también es Guardiola

4 Comment

  1. Guardiola es lo mejor que le ha podido pasar al fútbol mundial. Muhcas felicidades en su cumpleaños. Estás haciendo historia.

  2. Muy buen post. No solo se trata de facilidad a la hora de intentar jugar como la Italia campeona o en pensar en la destrucción como una forma de ganar. Se trata también de la poca tolerancia y paciencia que tenemos hoy en día todos, en todos los ámbitos de la vida. Y como el fútbol es un reflejo de la vida, hoy se juega como se vive: apurados, sin pensar demasiado, buscando un buen resultado a cualquier costo, preocupados solo por el hoy y sin pensar en el mañana porque mañana será otro día. Y además se le suma la imposición por (gran) parte del periodismo de una idea de juego y una forma, del resultado por encima de todo. Nosotros creemos todo y no cuestionamos nada y es por eso que es tan difícil convencer a la gente que con tiempo se puede jugar bien. Por eso vivimos en la contradicción de que a los mismos que les importa ganar como sea y no conciben otra cosa, los maravilla el Barça con su juego.
    Ojalá que haya una guardiolización global y asi poder disfrutar no solo de un equipo, sino de muchos. Felicidades para Guardiola y brindo porque el fútbol que pregona domine la mente de los que dominan el fútbol. Abrazo!

  3. No se habeis visto el partido de vuelta de la Copa Betis-Barça de ayer. ESO es la sublimación del Paradigma Guardiola. Un equipo que gana al Barça, jugando EXACTAMENTE a lo mismo que él.

  4. felicitaciones por el espacio, que desde chile sigo con evoción. Acá en Chile estamos en ascuas esperando si bielsa sigue o no en la roja. Ojalá siga porque, a su manera, él nos ha mostrado un poco del paradigma. Y no sólo en lo estrictamente futbolístico, sino también en el cariño por hacer las cosas bien, por confiar en la trama y no en la especulación del resultado. Bielsa ha sido para chile un ejemplo de cómo el hacer las cosas con seriedad puede conducir a la excelencia en el rendimiento, pero también a ganarnos conflictos con quienes ansían abultar las cuentas corrientes a corto plazo. Ojalá esta pequeña batalla en chile la gane el esfuerzo, el cariño por el buen juego y no el capital.
    reitero los saludos.
    Nicolás.

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Paradigma Guardiola en tu Email