Matías Manna On miércoles, julio 07, 2010

Cuenta la leyenda que Valentí Guardiola leía un periódico mientras esperaba el nacimiento de su hijo Josep. En el decimoctavo día de 1971, ese diario contemplaba que el Barcelona había derrotado al Celta por 1 a 0, continuaba siendo líder solitario pero las 40.000 personas en el Camp Nou se mostraron insatisfechas por el juego del equipo. A su vez, el fútbol internacional marcaba una derrota del Ajax por 1 a 0 frente al M.V.V. Maastricht. Con esto, Rinus Michels comenzaba a tener más clara su partida del conjunto holandés. Meses más tarde se marcharía a dirigir al Barcelona dejando en Amsterdam una obra ya iniciada: la génesis del Ajax que revolucionó al fútbol mundial.

La final del Mundial 2010 exhibe la persistencia a una manera determinada de entender el juego. “No hay ninguna medalla mejor que ser aclamado por tu estilo”, decía Cruyff y a ello fue España, “copia del Barcelona”, a Sudáfrica.



Untitled from paradigmaguardiola on Vimeo.




“A Holanda la siento mucho, juegan como a uno le enseñaron”, había escrito Guardiola años atrás. Hoy, el país donde surgió la renovación del fútbol de la mano de Michels, selección que siempre mostró conceptos determinantes de esa escuela, gana sus partidos como antes lo hacían sus rivales: su juego es contundente pero no brillante como lo fue la Holanda del 74 u otras “oranges” lujosas.

"Football isn´t total without victory", suspira un anuncio televisivo de la actual selección holandesa que muestra su nueva ideología. Por encima del estilo y del legado del fútbol total, se pide ganar por encima de otros aspectos.



“Nadie ha interpretado mejor a Cruyff que Guardiola”, sostiene Ramón Besa. Nadie desde su nacimiento pudo captar tanta enseñanza sobre un paradigma de juego. Guardiola fue futbolista porque en su camino estuvo el holandés y es entrenador porque le enseñaron entender el juego desde esa perspectiva.

Valentí no se imaginaba que lo que estaba leyendo iba a influir tanto en la vida de su nuevo hijo. Pero fue tan así que el domingo veremos a una selección jugar una final de un Mundial interpretando el modelo de pensamiento amado por su hijo que hace entre tres y cuatro años que entrena diariamente a varios de esos jugadores.

"España, la copia del Barça, es el mejor anuncio del fútbol. Y la prueba de que jugando bien, queriendo agradar, apostando por un fútbol ofensivo, tienes más posibilidades de ganar que especulando", otra afirmación de Cruyff que sirve para ir cerrando este artículo.

Por más que el brillante Simon Kuper sostenga que el equipo dirigido por Bert van Marwijk siga teniendo una “inteligencia táctica neerlandesa: combinación de habilidad técnica y gestión del espacio”, y por más que consiguieron tener las secuencias de pases más largas que nadie en el Mundial (exceptuando a España, claro está), ya no tienen un buen juego de posición o un ritmo alto de balón. Ya no pasan tanto por el medio campo, ya no presionan arriba, ya no salen desde abajo con persistencia, ya no atacan como antes.

Todo eso lo hace España, su posesión recuerda a la mejor naranja de todos los tiempos y al nombre que lleva uno de los conceptos principales de este medio: “posesión 74”.

Ese invierno europeo del 1971 no pasará inadvertido en la historia del fútbol. Primeros encuentros entre una naciente filosofía y un hombre que hoy la lleva a cabo a pesar de que el apuro, la moda, lo fácil y la mayoría de sus colegas dicten otra cosa.

Aunque el Mundial le deba un trofeo a los naranjas, la pertinencia a los conceptos futbolísticos de ese paradigma que lleva a cabo en su juego el conjunto de jugadores españoles, debería hacer torcer el mandato.

La fidelidad a una idea llevará a que el balón sea más rojo que naranja. Así, tendrán más chances de conseguir el título.

5 Comment

  1. Sito says:

    Uno de tus mejores post, Matías. Se nota en qué te inspiras.

  2. joder..

  3. Este posteo es increible, refleja totalmente los conceptos que defendes/defendemos.
    Partiendo del fútbol total.
    Un saludo grande, de un habitué el blog.

  4. Muy bueno el post, excelente. Varsky hizo una nota parecida esta semana en canchallena, hablando del rol de Cruyff y de aquel super equipo de Romario y Stoichov.
    Las estadisticas confirman lo que decis respecto de las diferencias entre la roja y la naranja (aca). Pero creo que cualquiera que gane sera el triunfo de una sensibilidad futbolera que estaba ausente en los mundiales recientes y que el Barsa del Pep ha llevado a la maxima expresion (ver aca).
    Un abrazo

  5. Y lo mejor de todo, es que España ganó! se mantuvo fiel al juego, no se dejó irritar por el juego sucio (lamentable) de los holandeses y finalmente Don Andrés Iniesta, (AI, Artificial Inteligence) nos llevó a la gloria.

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Paradigma Guardiola en tu Email