Matías Manna On sábado, octubre 27, 2007

One Response so far.

  1. Pep Guardiola es, seguramente, el mejor alumno de Johan Cruyff en lo que a propuesta de fútbol se refiere. El mejor 4 que ha pasado por el Camp Nou aprendió del holandés una lección que hoy transmite a sus pupilos: aunque se puede ganar de muchas maneras, hacerlo con vistosidad, con alegría, con buen fútbol, eso es cosa reservada a los grandes equipos. El ‘sello Cruyff’, en definitiva el sello Barça, sigue vivo en el primer equipo y, también, en el filial. De hecho, el holandés es un habitual en los entrenamientos del Barça B.

    Guardiola, como técnico, es lo que era como jugador. Los entrenamientos giran alrededor del balón. El físico también existe, pero cuando es necesario, lo suficiente para mantener al equipo con el tono idóneo. El resto, balón, balón y balón. Conservaciones, rondos, espacios cortos, mucho ritmo, mucho pase y, sobretodo, mucha intensidad, esa es la rutina de los jóvenes jugadores del filial. La expresión “pase, pase, pase” es la que más suena en la Ciutat Esportiva Joan Gamper.

    El técnico, además, ha logrado transmitir a sus hombres algo que, para él, es muy importante. Pese a que siempre reconoce y asume que el equipo está en Tercera, sus jugadores no tienen la sensación de estar jugando en esa categoría, sino la de estar jugando en un equipo que es el peldaño inferior, la antesala, del verdadero objetivo, el que todos deben tener en mente, el Camp Nou. Jugar en el Barça B, para Guardiola, va mucho más allá del hecho de jugar en Tercera, Segunda B, Segunda A e, incluso, Primera Catalana. Jugar en el Barcelona B es jugar en el segundo equipo en importancia de una entidad cuyo nombre es mundialmente conocido, Futbol Club Barcelona.

    Destaca también la gran comunicación que mantiene con la plantilla. Sobretodo habla mucho con los capitanes, a los que les transmite sus inquietudes y lo que quiere de ellos. Pero en las charlas también tiene minutos con los que juegan menos. Y les dice las cosas a la cara, sin que estos, aparentemente, puedan molestarse. Incluso para los menos habituales en el once titular, Pep Guardiola es un buen entrenador.

    Las tecnologías también forman parte de la vida diaria del Barcelona B. Al menos un par de veces por semana, Guardiola, que previamente ha visionado las imágenes, ofrece soluciones a sus jugadores con la moviola como herramienta. El técnico quiere videos de los partidos de los rivales a los que debe enfrentarse cada fin de semana para analizar todos sus movimientos. Es por ello que su sistema ofrece muchas variantes. Del 3-4-3 pasa con facilidad al 4-3-3. No juega igual en el Mini Estadi que fuera de casa y siempre está atento por si debe improvisar a medio partido. Incluso dentro del mismo sistema puede dar entrada a jugadores con muy distinto perfil, siempre pensando en la mejor opción, según el rival que tenga delante. Ante el Vilanova utilizó a Víctor Sánchez de delantero centro, algo poco habitual y pese al buen momento que vive Emilio Guerra, máximo goleador del equipo. Pep Guardiola prefería, para ese partido, un 9 más dinámico. Su bagaje como futbolista le ha permitido que su poca experiencia como técnico sea sólo una anécdota. El filial es un paso necesario para, algún día, llegar al Camp Nou.

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Paradigma Guardiola en tu Email