Matías Manna On lunes, enero 29, 2007

Con esto se entiende un poco más las sorpresas de algunos entrenadores italianos cuando ven entrenar al Barça. Jorga Valdano lo deja más claro: "Antes que ser balón de esta Liga trabajaría de pelota de frontón. En serio. Con todos esos despejes, patadones, dobles pivotes, trivotes...Seguramente cuando volvamos ya están con el septivote y el triportero. Y espérate que no quiten las porterías. Aunque les daría igual. Seguro que no hay balón y no se darían cuenta hasta la segunda parte".

Guardiola no se queda atrás. En "Sobre el campeón del mundo" también deja algunos pensamientos en claro. Ahi va lo que salió publicado en El País:

"No creo que sea ni el capuccino ni La Gazzetta dello Sport. No debería haber tanta diferencia. Somos latinos, tenemos mucha pasión detrás y si uno se va de un país a otro es porque tiene un nivel. Un jugador por sí solo no es nadie, sino interrelacionado con otros compañeros. Hay quienes funcionan en un entorno y en otro no. Es verdad que aquí se piensa más en atacar y allí sólo lo hacen los tres grandes. Ahí está la diferencia de puntos entre el primero y el último: es una barbaridad la distancia entre los grandes y los pequeños. Yo en el Brescia estuve muy a gusto y no me costó nada adaptarme. En el Roma no jugué nada. Si Cannavaro ahora tiene que defender 40 metros más arriba y no tiene delante a dos medios defensivos... Los entrenamientos sí son muy distintos. Aquí todo está integrado con la pelota mientras que allí la preparación física está separada. Y les hacen trabajar mucho el sufrimiento mental en el esfuerzo físico: eso de continuar y continuar... Pero yo, por muchas series de 600 metros o de 800, no me encontraba mejor físicamente. En todo caso, creo que un jugador con calidad no debería tener problemas. Roberto Baggio, por ejemplo, en la Quinta del Buitre o el dream team habría hecho 20 goles más que allí".

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Paradigma Guardiola en tu Email